Iniciamos una serie de artículos sobre los maestros de la interpretación. En ellos podremos saber más sobre estos genios que, hace tiempo, instauraron las reglas de la interpretación que hoy en día son tan válidas como hace 150 años. Empezamos con el maestro Stanislavski.

Konstantín Stanislavski fue un actor, director teatral y profesor de interpretación ruso que nace en Moscú en 1863 en medio de una explosión de la actividad artística. Hijo de una actriz, empieza edad muy temprana su educación teatral y musical, más tarde, junto con unos familiares fundará una compañía teatral.

Stanislavski llevó a cabo una labor excepcional como pedagogo teatral, dando nombre a uno de los sistemas más influyentes de interpretación, el sistema Stanislavski o método de las acciones físicas. Este sistema es un manual de actuación, un análisis de la práctica, que surge a partir de lo que Stanislavski obseva en los grandes actores del momento y también en sus propias actuaciones.

El sistema de Stanislavski consistirá, básicamente, en hacer que el actor experimente durante la ejecución del papel a interpretar emociones semejantes a las que experimentaría el personaje ha interpretar. Para ello se recurre a ejercicios que estimulan la imaginación, la respuesta inmediata a una situación imprevista, la capacidad de improvisación, la reproducción de emociones adquiridas en el pasado, la relajación muscular o la claridad en la emisión verbal. Su método para la formación de actores se basaba en la búsqueda de afinidades entre el mundo interior del personaje y el del actor, en la profundidad psicológica del personaje y en la psico-técnica.

Con el tiempo, los resultados de sus estudios y experimentos fueron compilados en varios volúmenes que abordan la caracterización física de los actores, su expresión corporal, el ritmo del movimiento, la contención, la plasticidad del movimiento, la dicción y el canto, la acentuación y expresividad, el vestuario, que de forma conjunta se alzan como uno de los mayores sistemas de interpretación gracias a la riqueza de experiencias, el sentido dramático y el talento didáctico de Stanislavski.

Os dejamos con un documento único, uno de los pocos vídeos que se conservan del maestro. Imágenes de dos siglos atrás!