El mundo del teatro es supersticioso pero, ¿de dónde vienen esas creencias y supersticiones?. Os dejamos con una de las más conocidas y poco a poco os iremos desentrañando las más comunes e insólitas.

Prohibido desear suerte

Desear suerte el día del estreno es, aunque no lo parezca, sinónimo de mala suerte. Quizá esta sea la superstición más extendida y conocida. Para sustituir la palabra suerte, se utilizan expresiones como rómpete una pierna o mucha mierda. Las dos expresiones tienen origen, al parecer, en el teatro isabelino británico.

No está claro el significado de la primera expresión, de hecho hay 3 teorías que se aceptan con más o menos credibilidad, la primera de ellas podría referirse a que a los actores, tras una buena actuación, se les arrojaban monedas al escenario; pues las representaciones teatrales se llevaban a cabo de manera gratuita. Los intérpretes, entonces, se arrodillaban y «rompían la línea de la pierna» para recogerlas. Cuantas más flexiones, más dinero.

El segundo origen hace referencia también al éxito de la obra, pero en este caso te deseaban que la rotura de la pierna viniese por las reverencias que se harían en caso de que el público no parase de aplaudir; cuantos más aplausos mayor número de reverencias.

Y la última ya no se refiere al actor o actriz que se encontraba en el escenario, sino que dirige su mirada hacia el telón.

Éste estaba sujeto por unos bastidores de madera, que en el caso de abrir y cerrar con mucha rapidez podrían romperse, rompiéndose en este caso las piernas del telón.

En el caso de la segunda expresión, Mierda, popularizada en el teatro francés, parece referirse a los excrementos que dejaban los caballos de los carruajes de los asistentes al teatro. Cuanto mayor era la mierda alrededor del teatro, mayor éxito suponía para la obra.

Lo que está claro es que el desear buena suerte no se lleva en el teatro, ya que todas las expresiones que desean lo mejor a los actores y actrices, son de éste tipo.