Rodar con niños puede llegar a ser más complejo que hacerlo con una estrella endiosada, de esas que dicen que existen en Hollywood, pero si finalmente se ha decidido poner un pequeño protagonista en tu spot de televisión, en tu cortometraje o en tu película todos sabemos que van a aportar un valor único a la historia que vas a rodar, pero esto es así porque todos los niños son adorables. Así es que puedes armarte de paciencia porque, si aún no lo sabes, hay mil cosas que pueden salir mal en un rodaje con niños. Todas las partes que intervienen en, por ejemplo, un spot de TV, como clientes, agencia de publicidad o productoras saben que enfrentarse a un rodaje con niños se resume en una sola palabra: impredecible.

Os detallamos unos cuantos tips para que vuestros rodajes con niños de cine y televisión vayan como la seda, aunque tengáis que sudar la gota gorda.

El casting

El casting es imprescindible, ya no solo para encontrar esa cara adorable que necesitas para tu producción sino para saber, de primera mano, que el niño puede responder con naturalidad y profesionalidad a la hora del rodaje. Evidentemente, pedir profesionalidad a un niño de 3 años es algo imposible pero en un casting podrás encontrar muchos indicios de que ese niño que te gusta para tu producción podrá afrontarla sin demasiados problemas.

El papeleo

Una vez has pasado por la etapa del casting ahora viene la parte burocrática. En España, la Ley dice que los menores de 16 no pueden trabajar, no obstante hay excepciones como la de que pueden ser contratados para cine, teatro, televisión o cualquier tipo de espectáculo público, siempre que la participación del menor no suponga ningún peligro para su salud, para su formación profesional o humana.

En la Comunidad de Madrid, por ejemplo, las autorizaciones para dar de alta a esa pequeña estrella las tramita la Consejería de Empleo, que es donde se registrará la solicitud, adjuntando una autorización expresa de los padres o tutores del pequeño. Una vez registrada la solicitud entrarás en un plazo oficial para la firma de la autoridad competente que suele ser de unos diez días laborables.

El tiempo es oro

A parte de los tiempos y plazos que conllevan las autorizaciones existe otra limitación por ley y son las horas en las que el menor puede rodar. Tu pequeña estrella no podrá rodar más allá de cinco horas por jornada con lo que te toca medir muy bien los tiempos una vez estes metido en el rodaje.

Una de las cosas que nunca debes hacer es sacar al niño de sus rutinas. Todos los niños tienen sus horarios para comer y dormir, sea por la noche o una siesta vespertina y sacarlos de esos hábitos puede conllevar el encontrarse con un demonio de Tazmania en el set.

Es muy importante adecuar el plan de rodaje a las circunstancias del niño y estructurar la toma de planos en función a ellas. Aprovecha cuando el niño está fresco, con ganas, ya que será cuando mejor atiendan las indicaciones. Y, si es necesario, para el rodaje cuando veas que el niño empieza a cansarse. Es mejor parar durante unos minutos que forzar al niño, pues a partir de ahí no volverás a sacar nada de él.

El rodaje

Para conseguir llevar a tu terreno a un niño lo que necesitas es mano y talento. Él no va ha hacer nada que no quiera, ya sabes, los niños son así y realmente el que lleva la voz cantante en el rodaje es él. Evidentemente la edad del niño es determinante, no es lo mismo trabajar con un niño de 3 años que un adolescente con más filmografía a sus espaldas que un reputado actor. Estos últimos entenderán las órdenes que se les da pero siempre se corre el riesgo de que se desanimen o se despisten. La regla fundamental para trabajar con niños en un rodaje es designar un interlocutor principal de los niños. Y con esto no nos referimos a que sea la madre o el padre el que le de las indicaciones, normalmente un profesional hará mejor el trabajo y el niño prestará más su atención que a sus propios padres. Tampoco queremos decir que el realizador, o el cámara o cualquier persona del equipo haga las funciones de “nanny” con el niño, nos referimos a dejarse guiar por profesionales especializados en niños, los coach.

El coaching

Un coach especializado en trabajar con niños y adolescentes puede ser tu mejor aliado en un rodaje. Los coach de interpretación, como nosotros, tenemos a nuestras espaldas innumerables producciones en cine, teatro, series de televisión o spots de TV y la experiencia nos hace detectar los puntos flacos del niño para corregirlos rápidamente y que esa mirada, o ese movimiento, que necesitas sea lo más natural posible de una manera rápida. Por poner algún ejemplo, hemos trabajado con grupos actorales de niños para largometrajes, donde los tiempos son más largos que en televisión o con niños y adolescentes extranjeros, para producciones internacionales, donde la comunicación con un equipo español era fundamental.

Rodar con niños

Las gemelas Olsen

Por último, cuando se trata de niños, ten un plan B, como Brad Pitt, y un plan para cada letra del alfabeto porque los imprevistos pueden aparecer en cualquier momento: días cruzados, rabietas incontrolables, un mal despertar después de la siesta, poca atención a la hora de atender.

Sopesa la posibilidad de tener otro niño que cubra al primero, muchas son las producciones que se han grabado con gemelos haciendo un único papel. Las hermanas Olsen son el mayor de los ejemplos. Este recurso es uno de los más efectivos si lo que quieres es no tener que depender de un niño.

Además, no estaría de más contratar un seguro específico de rodaje. Muy aconsejable cuando la grabación puede conllevar ciertos riesgos como en este caso. Según la compañía aseguradora y lo que cierres con ella puedes contratar seguros que cubran los gastos originados de una nueva convocatoria en caso de rodaje por fuerza mayor, en este caso, por ejemplo, una rabieta incontrolable que, con el transcurso de las horas se vuelve más complicada.

Conclusión

Lo sabemos todos, los niños son adorables. Independientemente de su edad, los niños son espontáneos, amorosos, divertidos,… capaces de generar tantos miles o millones de visitas a un vídeo casero en YouTube como el mejor de los gatos,… porque, reconozcámoslo, Internet está lleno de gatos y niños.

Un buen vídeo de niños es capaz de generar ventas millonarias. Pon un niño en tu creatividad y serás capaz de llegar al espectador. Eso sí, siempre con una buena idea que lo avale. Y recueda que rodar con niños puede ser complejo pero un niño aportará un valor único a tu historia. Así es que diviértete, intenta disfrutar de sus salidas espontáneas, trata de sacar lo mejor de ellos, ponte en manos de un buen profesional y entiende que, al fin y al cabo y pase lo que pase, son niños.

Puedes ver nuestro equipo de coach de interpretación en el enlace.